Pánico, terror, angustia… Todos estos sustantivos se relacionan  con un estado de malestar físico y psicológico que se caracteriza por la sensación que provoca en nosotros el miedo. El miedo en sí, puede generar un trastorno que condicione nuestra vida haciéndonos evitar determinados espacios o situaciones.

En la actualidad, observamos como llegan a nuestras consultas pacientes que describen los síntomas de una ataque de pánico, pero que son incapaces de ponerle ese nombre. Creemos que si sentimos palpitaciones, sudores, ritmo cardíaco acelerado…. La causa tiene que ser física y no es así.

El trastorno de pánico o ataque de ansiedad es una enfermedad real que se puede tratar con medicación y con terapia.  La persona que sufre  este trastorno, suele sentirse súbitamente aterrorizado sin razón alguna. Experimenta síntomas físicos como los anteriormente descritos, y puede llegar hasta sentir mareo o dificultad para respirar.

Los ataques de pánico pueden ocurrir ante cualquier situación o momento y aunque suelen ser breves, la persona los experimenta tan intensamente que le parecen una eternidad. Esta intensidad hace que el miedo a volver a sufrirlo sea cada vez mayor, y aumente los síntomas. De esta forma el miedo va controlando poco a poco la vida del paciente, llegando en ocasiones a hacer que la persona no quiera salir de casa.

Muchas personas con trastorno de pánico encuentran ayuda acudiendo a terapia. Cuando los ataques de pánico son producidos por pensamientos catastrofistas, acudir a terapia es altamente recomendable porque va a ayudar al paciente a modificar esos pensamientos negativos y también le  puede enseñar maneras para sentirse con menos temor y ansiedad.

Collague que publicó Amber Smith con el que retrataba el antes y el después de un ataque de pánico.

Cuando creemos que el miedo puede estar condicionando nuestra vida, es necesario tomar medidas.  Así lo hizo una joven británica que sufría este trastorno. Ella asumía su enfermedad y quiso reivindicar a través de dos fotografías (antes y después de un ataque de ansiedad)  colgadas en sus redes sociales, la necesidad de aumentar la conciencia social de las enfermedades mentales.  En este enlace podéis encontrar la carta que acompañaba las fotografías   y que se convirtió en viral en poco tiempo. Con este gesto ayudó a muchas personas a asumir su trastorno y a luchar contra él.

https://www.infobae.com/2016/04/15/1804293-el-antes-y-despues-un-ataque-panico-una-selfie/

Laura Requejo del Rio

Licenciada en Psicopedagogía y especialista universitario en Terapia Cognitivo-Conductual en la infancia y la adolescencia.